Crypt of the NecroDancer es una propuesta extraña que nos ofrece una mezcla de dos géneros: juego rítmico y dungeon crawler. A primera vista parece que no pegaran ni con cola, pero los muchachos de Brace Yourself Games lograron hacer de esta curiosa combinación un muy buen juego. Enmarcado en un estilo medio retro con gráficos de tipo pixel art, encarnamos a diversos personajes en sus travesías a través de diversos calabozos, acompañados por una banda sonora muy copada.

Crypt of the NecroDancer - 01

Arranca fácil, pero enseguida se vuelve complicado

Los controles son muy simples, moviéndonos con las flechas del teclado y utilizando los items y magias con ciertas combinaciones de las mismas (por ejemplo, para usar un item curativo hay que presionar izquierda y arriba al mismo tiempo), dejando todo el resto del teclado sin utilizar. Los mismos comandos sirven también para atacar a los enemigos, debiendo presionar la dirección correspondiente al encontrarnos al lado de uno (o a cierta distancia, si se dispone del arma apropiada). La parte rítmica entra en escena a la hora de recorrer los escenarios, ya que en la parte inferior de la pantalla tenemos una especie de metrónomo, con barritas (“pulsos” o “beats” en inglés) que se van desplazando al ritmo de la música. Al llegar al centro de dicho metrónomo, suena el pulso y deberemos presionar la tecla de movimiento para estar en sincronía con la música y lograr conservar el multiplicador actual (útil para ciertas armas que dan beneficios al tenerlo alto). Si estamos demasiado fuera de sincronía, el movimiento falla y el personaje se quedará quieto en el lugar. El combate también sigue esta fórmula, forzándonos a seguir el ritmo a la hora de atacar si no queremos que nuestros golpes fallen una y otra vez. Para que se den una idea, se lo podría comparar con el Dance Dance Revolution (o Pump It Up), pero dándonos la libertad de elegir qué flecha apretar.

Nuestro personaje no es el único que está a merced de la música, sino que todos los enemigos se rigen por las mismas reglas. Cada pulso representa un “turno”, y cada vez que se produce uno nuevo todos aquellos que hayan sido alertados por el jugador (generalmente ocurre cuando aparecen visibles en la pantalla) van a realizar sus acciones, que pueden ser moverse, atacar o utilizar diversos poderes. Los detalles de estas acciones varían según el tipo de enemigo al que nos enfrentamos. Por ejemplo, algunos nos vienen a buscar apenas nos ven, mientras que otros huyen; también tenemos algunos que se mueven todo el tiempo, y otros que esperan un turno después de cada ataque. Hablando de esperar turnos, esa también es una herramienta que podemos usar si preferimos no movernos ni atacar, y puede ser muy útil para quedar bien posicionados al momento de preparar una emboscada.

Crypt of the NecroDancer - 02

Estar rodeado de enemigos puede ser fatal

La historia principal está dividida en cuatro zonas, con cuatro niveles cada una, de los cuales el último es un boss. Al principio solo se puede acceder a la primera, pero al ir avanzando se van desbloqueando las siguientes. Cabe mencionar que el juego tiene toques de “roguelike”, al presentarnos niveles generados de forma aleatoria y una clase de permadeath que nos obliga a comenzar desde el primer nivel al morir, perdiendo todos los items que se hayan conseguido en la partida. Digo “clase” porque técnicamente no perdemos todo el progreso, ya que se puede comenzar desde cualquiera de las zonas desbloqueadas, ahorrándonos tener que volver a comenzar todo el juego desde cero. Además, a lo largo de los niveles iremos consiguiendo diamantes que al final de la partida, ya sea por nuestra muerte o haber vencido al boss, podemos canjear en el hub (menú principal jugable) por diversos beneficios, como mejoras permanentes para el personaje o nuevos items y armas que se pueden encontrar en los cofres esparcidos por los niveles. Otra opción es canjearlos por prácticas contra los mini bosses (o jefes finales), y si se quiere una pequeña ayudita también se pueden utilizar para comprar las armas iniciales de la siguiente partida (que al terminar se pierden).

Algo para destacar es la gran calidad del trabajo realizado en la parte gráfica, con unos diseños en pixel art que realmente quedan muy bien. Esto es especialmente notable en las imágenes de presentación de los bosses. También es muy buena la banda de sonido, que realmente te sube la adrenalina durante los momentos más frenéticos. Lo que puede ser divisivo es su elevada dificultad, sobre todo en los niveles más avanzados. Quienes quieran un buen reto lo van a disfrutar mucho, pero aquellos que prefieran algo más fácil seguramente terminen frustrándose después de perder 15 veces seguidas o más sin siquiera haber llegado al último nivel de la zona, sobre todo teniendo en cuenta que la suerte a la hora de obtener un buen equipamiento puede facilitar (o prácticamente arruinar) una partida. Yo me inclino más por lo segundo y por eso lo menciono a modo de crítica en la puntuación de la review, pero de todas maneras el juego me entretuvo lo suficiente como para seguir intentando y querer superar los desafíos.

Crypt of the NecroDancer - 03

Cada zona tiene su estilo visual propio

El juego cuenta con varios modos además de la historia principal, como uno donde deberemos pasar el juego completo con una sola vida, otro que presenta diversos desafíos a modo de puzzles y un modo cooperativo local para dos jugadores. Este último hace que el juego sea más fácil, porque no aumenta la cantidad de enemigos con respecto al single player, y si uno de los jugadores muere revivirá al comenzar el siguiente nivel. Por desgracia no hay una opción de multiplayer online. Otra característica interesante es que hay varios personajes para elegir, además de la chica con la que empezamos, y cada uno tiene su propia mecánica de juego (uno quita el metrónomo y hace que los enemigos se muevan al hacerlo nosotros; otro hace que el oro nos mate pero los items de los shops sean gratuitos).  También está presente la posibilidad de jugar con nuestras propias canciones, modificando la música para cada nivel y adaptando los pulsos al ritmo de lo que hayamos elegido. Un punto muy negativo para quienes hablamos castellano es que el juego tiene un bug serio con los caracteres especiales y acentos: al tratar de cargar un archivo que tenga caracteres con acentos, o esté dentro de una carpeta con dicha característica, el mismo no se va a reproducir durante el nivel y en su lugar vamos a escuchar la música original. Según los desarrolladores, están al tanto de este problema y planean solucionarlo lo antes posible, pero hasta este momento eso todavía no ocurrió.

Crypt of the NecroDancer - 04

Este es uno de los varios desafíos que nos ofrece el juego

Para resumir, Crypt of the NecroDancer me pareció muy bien hecho, y la gran variedad de modos de juego, personajes y la posibilidad de usar nuestra propia música (teniendo en cuenta el bug antes mencionado) le garantizan una larga duración. Eso sí, es realmente difícil, así que ármense de paciencia si planean completarlo.

Crypt of the NecroDancer - Puntaje

Sobre El Autor

Redactor/Reviewer

Fanático incurable del vicio, Pixar y el rock progresivo.