the evil within

El survival horror fue uno de los géneros mas afectados en estos últimos años ya que sagas representativas del mismo fueron perdiendo su identidad completamente (Resident Evil), mientras que otras cedieron ante la presión del Publisher y se orientaron mas hacia la acción (Dead Space). Afortunadamente Shinji Mikami, mejor conocido como el padre del survival horror, plasmó en The Evil Within todo lo necesario para que esta nueva IP sea un verdadero tributo al género.

425307F420141012041954935

The Evil Within es un show de throwbacks a Resident Evil, sin perder su originalidad

En este juego encarnamos al detective Sebastian Castellanos, uno de esos típicos personajes principales “made in Mikami”, ya que es un tempano en cuestión de emociones y el 80% de sus líneas evidencian que no tiene ni el más mínimo asombro de las locuras que suceden. En fin, Sebastian recibe una llamada de auxilio desde el “Beacon Mental Hospital” y se dirige al mismo junto a su equipo formado por: Joseph Oda y Julie Kidman. Desde el ingreso al hospital el panorama es oscuro ya que tanto pacientes como médicos yacen muertos en el suelo y no pasa mucho tiempo hasta que conocemos a uno de los varios némesis de The Evil Within. A partir de allí toda la aventura esta envuelta en un caos y saltos temporales entre regiones sin conexión aparente, pero obviamente llenas de throwbacks a Resident Evil.

Algo en lo que el survival promedio flaquea es en la densidad argumental, ya que para cualquier juego del género es muy fácil encontrar un detonante para un “zombie outbreak”. Afortunadamente la narrativa en The Evil Within no sufre de lo mencionado pero es difícil de catalogar, tal vez el termino mas apropiado se encuentra en una línea del detective Castellanos: “We must be collectively losing our minds”. Centrada en el ámbito psicológico y por ende en la distorsión del tiempo y espacio, es parte de nuestra tarea armar el rompecabezas con las pocas pistas que nos proveen los personajes que vamos conociendo. En particular, aún en mi tercer playthrough (AKUMU) y habiendo leído reportes y otros coleccionables me sigo cuestionando algunas piezas de la historia por 1 o 2 cutscenes que todavía no terminan de cobrar sentido y temo que esas respuestas se encuentren en las DLCs anunciadas. Obviando las limitaciones intelectuales del que les escribe, es justo decir que la narrativa de The Evil Within tomo la dirección esperada y aunque no es la más innovadora, fue encarada con la fineza necesaria ya que logro conservar el hilo argumental sin dejar casi ningún cabo suelto y mostrarle a la industria (Capcom) que un Survival Horror puede tener un argumento interesante y sólido. Con respecto a esas zonas grises, si bien es interesante observar como un esta IP deja fragmentos de su historia para que la comunidad especule, me siento ligeramente decepcionado por no haber recibido todos los elementos necesarios para sentirme 100% seguro de lo sucedido, ya que es evidente que la DLC de Kidman traerá consigo las últimas piezas del puzzle.

425307F420141012042523291

Hasta el mas mínimo detalle en The Evil Within constituye una pieza vital para entender “gran parte” de la historia

Para hacer frente a todo lo macabro que nos espera, este juego vuelve a las raíces del survival ya que nuestro personaje no es Albert Wesker, ni va a hacer suplexes a lo Leon S.Kennedy; en efecto el equipo de Tango Gameworks se tomó el tiempo necesario para hacer del detective Castellanos un personaje tosco tanto a la hora del gunplay como del combate cuerpo a cuerpo. Si bien gran parte de sus “defectos” son mejorables utilizando green gel, en especial los parámetros asociados con el stamina/syringe recovery y propiedades de las respectivas armas (DMG, Fire Rate, Crit%, entre otros); otros son un caso perdido como lo es el sistema de Melee. Tantos aspectos por mejorar pueden complicar la toma de decisiones en estadíos tempranos y esto es lo que hace a The Evil Within mas desesperante, ya que enfocarse en un “skill tree” como el de las armas de fuego para enfrentarse a los enemigos comunes y ahorrar municiones, puede dejar elementos poco convencionales como el stamina olvidados. Este último es indispensable a la hora de enfrentar a un némesis, teniendo en cuenta que a veces escapar es la única solución y Sebastian se toma 10 segundos para reponerse después de un sprint completo.

El aspecto jugable (en gran parte influenciado por lo citado previamente) se presenta como un TPS cross RE4-Dead Space, con secciones de sigilo opcionales durante los primeros capítulos y unos impasses de puzzle solving. Para ser más precisos y hablar del balance Shooting-Stealth, tal vez la respuesta más apropiada sea que en los primeros 3 capítulos depende del jugador, ya que como buen survival la escasez de recursos está siempre presente y esto puede forzarnos (dependiendo de nuestra paranoia) a evitar enfrentamientos o explorar las regiones de manera mas superficial. Del capítulo 3 en adelante The Evil Within pone al gunplay como elemento central, donde tendremos acceso a: un revolver, escopeta, Sniper, Magnum, Crossbow (todas ellas tienen un impacto apropiado en el gunplay acorde a su naturaleza); pero al no tener pistas sobre como eliminar ciertos enemigos vamos a estar en un proceso de constante prueba y error, cargando desde el ultimo checkpoint una vez que descubrimos la manera “correcta” (que gaste menos municiones). Otra mecánica que se repite esporádicamente es la de “coop” con uno de nuestros dos acompañantes cuya IA es increíblemente competente para sorpresa de muchos (no utilizan nuestros recursos), ya que podemos dejar que él se encargue de un grupo de enemigos si queremos ahorrar municiones.

425307F420141012021729440

Podemos utilizar Green Gel para compensar las “limitaciones” de Sebastian al comienzo de la aventura

Otro aspecto ligado a la exploración que hay que mencionar es la falta de consistencia que tiene el respawn de enemigos comunes durante el episodio “The Cruelest Intentions”, ya que al rejugar esa sección su posicionamiento/tipo de enemigo cambia, de manera que aunque conozcamos el layout general, debemos encarar todo como si fuera la primera vez. Lamentablemente este concepto se limitó a un solo capitulo y podría haber sido un elemento interesante de explotar en otras secciones donde exploramos pueblos muy reminiscentes de “The Village”(RE4). Como un toque adicional, hay secciones esporádicas de puzzle solving con un ligero espíritu troll y una orientación al gore muy prominente, cuyo resultado siempre es un 50-50%, si acertamos salimos ilesos y en caso contrario morimos de las peores maneras. Para dejar su sello propio y “diferenciarse” de RE4, The Evil Within tiene un plantel de enemigos que va desde las típicas variaciones de zombies (llamados “Haunted”), numerosos Bosses y un grupo de Némesis cuyo diseño es muy interesante. Los “Haunted, que tienen hasta el decoro de señalarte con el dedo recordando al RE4, constituyen el enemigo común del juego que va variando de skin/equipamiento acorde al lugar en donde se encuentren. Si tuviéramos en cuenta su IA, no es un enemigo brillante, pero lo único que los vuelve una amenaza es que deben ser eliminados de maneras específicas, entre las cuales esta quemarlos con fósforos (¿Suena familiar?) o mediante un headshot que tiene un factor RNG asociado, ya que en algunos casos vamos a volarles solo la mitad de la cabeza.

A la hora de hablar de Bosses en general y sin recaer en sopilers masivos, The Evil Within presenta una gran variedad y los posiciona en su mayoría de manera inteligente en la recta final del juego para que este no pierda su intensidad. Mas allá de viejos conocidos como el “Sadic”, recordando al “Chainsaw Man”, todos los Bosses tienen un enfoque menos orientado al tiroteo masivo (concepto que a Capcom se le fue de control) y más a aprender sus patrones e identificar puntos débiles. Si bien muchos son triviales utilizando el Agony Crossbow es importante saber en qué fase del enfrentamiento utilizarlo.

425307F420141014013452181

Los Bosses requieren cierto nivel de observación, pero son triviales si disponemos de Agony Bolts

Por otro lado seremos acechados por 3 némesis durante toda la aventura. En primera instancia “Laura” nos enseña que utilizar armas de fuego contra algunos enemigos es inútil, forzándonos a observar el ambiente para evitar su constante spawn. Por otro lado, Boxman o “The Keeper” es un enemigo que requiere de puzzle solving, gunplay y desarmar trampas para obtener recursos. Esta combinación de elementos hace de Boxman el enemigo mejor diseñado de esta nueva IP. Finalmente se encuentra Ruvik que a pesar de no tener el diseño más intimidante de todos, tiene el rol mas importante en lo que a historia respecta y a nivel de gameplay se limita a aparecer aleatoriamente o mediante scripted events obligándote a escapar hasta su desaparición. Es importante recalcar que la existencia de estos 3 enemigos está muy ligada a la historia y esto si bien nunca fue uno de los must-have de este género, cumple un rol vital en The Evil Within.

Gráficamente el juego está hecho con el mismo engine de Wolfenstein: The New Order (id Tech 5), pero no presenta el fenómeno de calidad de texturas dispares sino que en general es un juego “prolijo” sin texturas maravillosas con un aspecto widescreen y efectos como film grain que ayudan a la inmersión. Pero de todas formas es víctima del texture pop-in constante y framerate inestable en ciertas regiones, al menos en Xbox 360. Es importante aclarar que estos inconvenientes no se encuentran ni cerca de afectar al gameplay.

425307F420141012033644267

Ciertos encuentros, como lo es el de Boxman, requieren una fusión de gunplay y puzzle solving

Por como The Evil Within fue diseñado, muchos pueden discrepar con su gameplay tosco en algunos aspectos y el constante “prueba-error”. Particularmente, con respecto al último punto me siento muy cómodo con juegos que implementan esa mecánica ya que es parte del desafío y si uno es observador el juego da claras señales del camino a seguir. Con respecto a la sensación “old-school” del gunplay uno va a encontrarse en una relación amor-odio dependiendo de en qué generación de gamer adepto al survival nos encontremos. Durante las 15 horas que me llevo escapar del infierno de Mikami me encontré a gusto con el 90% de las mecánicas implementadas y no pude parar de sentir que estaba jugando Resident Evil 4 (mi survival predilecto) nuevamente, lo cual me dejo maravillado más allá de un último capítulo muy orientado a la acción.

Teniendo todo esto en cuenta, considero que The Evil Within es un juego de survival horror en estado puro, agregando un factor que estuvo ausente en los últimos tiempos, como lo es un argumento que perdure y despierte interés durante toda la aventura. Si uno extraña los viejos tiempos del género, este es el juego que estabas esperando hace mucho tiempo.

evil within

Sobre El Autor

Redactor/Reviewer/Chino

Agente encubierto de la policía de Hong Kong. Praise the Sun \[T]/