Love (ficha)

Love es un juego de plataformas en dos dimensiones, al igual que muchos otros. A primera vista aquello que lo distingue es su estilo gráfico, con una onda retro que recuerda mucho a la vieja y querida computadora hogareña Commodore 64. Fue desarrollado enteramente por un muchacho llamado Fred Wood, y la banda de sonido fue compuesta por James Bennett.

Love (01)

Por más que pueda parecer tentador, sumergirse en este líquido no es una buena idea

Este título es verdaderamente una lección de cómo debe ser un juego de plataformas retro. Los controles son precisos y se sienten muy bien, ya sea que se juegue con teclado o gamepad de Xbox (en este último caso se dispone de sensibilidad variable al usar el stick analógico). Las mecánicas de plataformas funcionan de maravilla al permitirnos regular la altura del salto y modificar la dirección en el aire (cosa que no era posible en muchos juegos de la época en que está inspirado Love), los gráficos son atractivos en su simpleza, y la música es muy agradable. La jugabilidad es sencilla: el personaje solo puede moverse hacia los costados y saltar. Al no haber enemigos de ningún tipo, la dificultad radica exclusivamente en sortear los obstáculos que se presentan a lo largo de los 16 niveles que conforman el juego principal. Para ayudar un poco en esta tarea, se dispone de la opción de crear checkpoints manuales en cualquier momento, siempre que el personaje esté tocando el suelo. Al morir, nuestro amigo respawneará allí, evitándonos tener que arrancar el nivel desde el comienzo. Es algo que me pareció muy copado, y le agrega una pequeña dosis de estrategia al asunto, dado que si se usan mal pueden volverse un dolor de cabeza (por ejemplo, al colocarlo en una plataforma que desaparece de forma intermitente). Esta es una mecánica completamente opcional, y quienes quieran un reto mayor pueden decidir no utilizarlos y de esta manera volver al principio del nivel al perder una vida.

Lo bueno de este juego es que, a pesar de ser difícil, nunca se vuelve imposible ni injusto. La mecánica de checkpoints manuales significa que cada nivel se puede separar en obstáculos individuales, evitando tener que pasarlo de forma perfecta en un solo intento, y por lo tanto impidiendo que se vuelva frustrante. Eso sí, hay un par de niveles que son bastante más complicados que el resto y pueden requerir muchos intentos, pero son los menos. Esto es especialmente cierto en el último nivel, que fue agregado (junto con los 3 anteriores) en un parche reciente, y posee una dificultad demasiado elevada que convierte el juego en poco menos que un bullet hell, lo cual seguramente le complicará la vida a quienes no hayan tenido suficiente práctica en todos los niveles anteriores (especialmente si son jugadores novatos y colocan un checkpoint en un lugar incómodo). Para lograr mantener el correcto balance de dificultad presente en los escenarios originales hubiera estado bueno que estos niveles nuevos sean opcionales y no parte del juego principal, pero al haber sido agregados de forma gratuita, no es algo que valga la pena reprochar demasiado. Ya saben: si quieren pasar el nivel 16, van a tener que curtirse y practicar mucho (lo mismo con el 11, aunque no a esa escala, y los niveles del 12 al 15 son bastante más fáciles, lo que brinda un pequeño respiro).

Love (02)

Simple pero eficaz: las sierras dificultan mucho el paso

Si bien Love es bastante corto, posee diversos modos de juego que logran extender su duración. Estos van desde el clásico modo Arcade con 100 vidas (y créanme que durante los primeros intentos tal vez ni siquiera alcancen) hasta un speedrun de todos los niveles seguidos (hay un logro de Steam por completarlo en menos de 10 minutos), pasando por un modo fácil donde las vidas son ilimitadas y otro que ofrece 7 niveles extra (o “remixes”, como indica la opción correspondiente del menú). Pero ninguno se compara con el terrible modo YOLO, cuyo nombre está inspirado en la famosa frase “you only live once” (“solo se vive una vez”). Y no es casualidad, ya que aquí nos veremos obligados a completar todo el juego, es decir los 16 niveles de la campaña principal, con una sola vida, haciendo que el menor error nos cueste la partida y debamos empezar nuevamente desde el principio. Es solo para expertos y, si se le tomó el gustito, puede brindar varias horas de entretenimiento mientras se intenta dominar el juego a la perfección para conseguir el elusivo achievement (que, hasta el día de hoy, es el único que me falta para completarlo al 100%).

Love (03)

Uno de los nuevos niveles agregados al modo Arcade en el último parche

Por si esto fuera poco, el desarrollador agregó un pequeño easter egg basado en el famoso juego Flappy Bird, accesible desde el menú principal presionando la combinación de teclas F+L+P simultáneamente (o X+Y+B en el control de Xbox). Y también incluyó una versión especial del juego, llamada LoveCustom, que permite crear nuestros propios niveles. Corre en una versión anterior del engine, por lo que la jugabilidad se ve un poco perjudicada, pero esto no impide disfrutar de los 10 niveles extra que contiene a modo de muestra (que, cabe mencionar, son en su mayoría distintos a los que vienen en el juego normal, aunque varios fueron agregados al ya mencionado modo Remix en el último parche).

En definitiva, Love es un juego de plataformas con onda retro que se siente muy fresco y actual. Si bien no aporta nada nuevo al género, es un título que entretiene mucho. Quienes busquen completar todos los modos de juego van a encontrar un alto grado de rejugabilidad, y más aún si pretenden conseguir todos los logros de Steam. Por todas estas cosas que hace bien, considero que se merece una chance.Love (puntaje)

Sobre El Autor

Redactor/Reviewer

Fanático incurable del vicio, Pixar y el rock progresivo.